estos raumlabor son unos cracks

raumlabor en madrid
Mathias y Jan, claro. Están en blanco y negro pero son de colores. Todos los que nos hemos puesto a rehabilitar el solar de embajadores 25, nos hemos sentido unos cracks: julianne, isa, román, daniel, óscar, marta, miguel, ana, pablo, benjamín, lisa, delphine, susana, el vecino aquel electricista, y también jesús y paulo. Y sobre todo, vecinos, vecinos, vecinos. la maravilla del paisanaje de Lavapiés. Sin su ilusión, su aliento y su talento cañí y castizo de cualquier parte del mundo, nunca podriámos haber hecho nada.

Ahora se han quedado las lamparillas, la arena, el escenario, el banco y las sillas y, sobre todo, el icono (la pelota), que es en realidad una leve casa de té, aquello que une a todos los vecinos de lavapiés: tradicionales, magrebíes, indostanís, africanos y chinos. Se han quedado allí­ para que cada cual los utilice como crea, como entienda, como pueda. Ahora es del barrio, así que nosotros no diremos más. Si quieres conocerlo, ya sabes dónde está. De noche impresiona más, todo hay que decirlo.

por allá nos vemos

3 comentarios sobre “estos raumlabor son unos cracks”

  1. antes de acostarme os leo un rato… y hoy quiero soñar con ese ambiente cañí, ese espacio ruinoso (y tan rico), esas lamparillas y esa ilusión por hacer. hacer y hacer. cómo lo conseguí­s? cómo conseguí­s que el color sea blanco y negro, y que el blanco y negro sea color? y es que yo también quiero construir un barrio, el mio, aunque ya esté construí­do (o un trocito de él…).
    creo que en parte, os leo por eso. porque siempre me llenáis de ganas de algo. ojalá os encuentre algún día por mi barrio…

Los comentarios están cerrados.