Archivos a diciembre 7th, 2007

Copia este texto para probar que no eres un robot

Viernes, diciembre 7th, 2007 | Por mister

copia_texto.jpg

Tengo miedo. Hoy no he pasado el test de Voight-Kampff y no he podido entrar. No he podido hacerme usuario de Twitter. Demasiado difí­cil. Demasiado extraño. He transcrito lo que veía en la pantalla, pero la máquina decí­a que era incorrecto. He probado dos, tres, cien veces y nada. He probado con el reconocimiento auditivo. Peor aún. Oí­a voces, pero no entendía nada. Me pasa a veces eso. Oigo voces pero no entiendo lo que dicen. Demasiadas siglas sin descifrar. Demasiados anglicismos en mis paseos por internet. Te acostumbras a escuchar palabras que no significan nada. Al final no escuchas. ¿Soy humano o replicante?.

Tengo miedo. No he pasado el test y puedo ser un robot. Tiene cojones. Seguramente ha sido un robot el que me ha fabricado el test. Quizá haya sido el mismo robot que el mismo momento bombardeaba con millones de correos spam el servidor de yahoo. Hoy ha dejado de funcionar yahoo. Seguro que ha sido por eso.
Detrás del robot hay siempre un ser humano. Por ahora.

Realize su test de humanidad

Cada día el test es más y más difí­cil. Cada día preparan mejor a los ‘bots’ (robots generadores de basura electrónica). Para acceder a muchos servicios en la red tienes que demostrar que no eres un robot. Le llaman humanness test. O test de humanidad.

-¡Efectue ya su test de humanidad!. ¿Todavía no lo ha hecho? ¡Usted puede ser un robot!

¿Recuerdan aquel test capaz de desenmascarar a los replicantes en ‘Blade Runner’?. Philip K. Dick ya soñó con los robots haciéndose pasar por humanos. Y soñó con el test de humanidad también, que denominó Voight-Kampff. Y con robots que no superaban el test. Pero los robots aprenden y se superan en cada nuevo intento. Reconocen más fácilmente las tipografías. Ya no vale con un burdo tachón sobre la palabra. Ya no vale de nada una tonta cuadrícula. La máquina aprende rápidamente. Y cuando consigue entrar, lo destruye todo a su paso. Crea millones de cuentas en un segundo. Los datos son lo de menos. Identidades ridículas, como ‘Mr. Money Exchange’, Mrs. ‘Hilary Thanksgiving’, Mr. ‘Spontaneus Humidity, domicilio ‘Viagra Xanax street’, ciudad ‘Alargamiento de pene’, número ’20402440240234024202′. Cuando tu mente es un procesador de cuatro núcleos y en tu memoria tienes el diccionario en todos los idiomas conocidos, eres un ser todopoderoso. Puedes crear millones de identidades ridículas e inservibles que terminan bloqueando la red para quien la quiere utilizar de un modo realmente útil.

Sugiero a los proveedores de servicios que nos sometan a pruebas como las que no superaban aquellos viejos Nexus. Preguntas ralacionadas con nuestros sentimientos, sobre nuestro estado de ánimo. ¿Es usted feliz?

Ahora recuerdo con nostalgia a los funcionarios pidiéndome el dni.

“Un tesoro en la basura”

Viernes, diciembre 7th, 2007 | Por juan

el pasado martes tve nos dejó este regalo.
un retrato de la cara b de nuestra sociedad de consumo.
un reportaje muy completo con una visión realista, nada blandito ni sensiblero, dejando hablar a los que tienen que hacerlo sin sesgos ni opiniones externas. Sin caer en paternalismos ni dogmas (algo extraño en estas fechas y que se agradece mucho).
enhorabuena a los programadores de la cadena que seguramente perdieron audiencia a raudales.
como dijo ayer el presentador de días de cine:
“… desearles a todos para esta semana algo de sexo y mucha lectura. Esperamos que los índices de audiencia hayan bajado, síntoma inequí­voco de la calidad del programa”

Imagen de previsualización de YouTube

adios Bogotá

Viernes, diciembre 7th, 2007 | Por juan

me encantan esas fotos de grupo en las que todo el mundo se “arrejunta” en torno a un teórico centro intentando no quedarse fuera de encuadre…para que al final acabe sobrando espacio por todos lados.

Taller de reutilización de espacio público en Bogotá.

en este caso nos arrejuntamos para la foto con algunos de los participantes del taller sobre reutilización de espacios que organizamos la semana pasada en Bogotá, y el marco disimuló un poco los cuerpos inclinados, los cuellos extendidos y las espaldas giradas, luchando todos por su espacio pixelizado.

un abrazo a todos los que aceptaron encerrarse con nosotros (y con unos cuantos kilos de desechos) durante 5 días en el espacio de mapateatro.

(no están todos los que son pero si unos cuantos, el resto ya saben: hay que aguantar hasta el último minuto del último día para quedar inmortalizados)