Paraísos debajo de la alfombra [II] (o monstruos en el armario) presenta: la cárcel de Carabanchel, Madrid.


1.

Tras viajar hasta las costas de Bangladesh hemos bajado los ojos y nos hemos encontrado, justo en el sobaco, con la cárcel de Carabanchel.
Un sitio mítico para grafiteros y fotógrafos de Madrid pero que tal vez no sea muy conocido por el resto.
Esta cárcel fue inaugurada en 1944 y dejó de utilizarse en 1999. Desde entonces ha sido desmantelada poco a poco por chatarreros que buscaban hierro para vender al peso, ha servido de mural para artistas callejeros y ha sido habitada por personas sin hogar…todas estas caracterí­sticas unidas a la memoria que desprenden sus paredes la han convertido en un lugar de peregrinaje para el turista underground y en el objetivo de infinitas fotos.
Os dejo con las palabras del post de abandonalia (un buen blog del que sacaremos mas referencias en el futuro).

La cárcel de Carabanchel es uno de esos sitios que podrían englobarse en la categoría de paraíso para quien guste de visitar este tipo de sitios abandonado. No sólo por ser una instalación de proporciones titánicas, sino que también ser un pedazo de la historia de este país.

El edificio empezó a construirse en 1940 para servir de “alojamiento” a los enemigos del régimen franquista. Como tantas otras obras titánicas de la postguerra (presas, el Valle de los Caidos, etc) la mano de obra fueron los prisioneros políticos que posteriormente habitarían esta cárcel tras 4 años de construcción. En sus 55 años de funcionamiento compartieron sus instalaciones presos comunes, políticos, homosexuales (tenían su propia galería, la número 5, también llamada “el palomar”), sindicalistas, etarras…. En su historia se encuentran tristes hitos como varias ejecuciones y motines.


2.

En la web sobre la prisión de Carabanchel en prisiones .es se pueden ver unas fotos de la época en que la cárcel estaba operativa. El contraste con las imagen actual del lugar se hacen patentes. Resulta curiosos reconocer los mismos lugares que has visto llenos de deshechos y escombros cuando aún estaban totalmente limpios e impolutos.

El corazón de la cárcel es una enorme rotonda a partir de la que surgen todas las galerías, como si de una enorme estrella de mar se tratase.


3.

Esta rotonda es un cilindro de alrededor de unos 50 metros de diámetro y unos 4 pisos de altura que alberga las instalaciones desde las que se controlaban las galerías de presos y el resto: la galería cultural, que albergaba un salón de actos, aulas y demás, la galería de ingresos y otra galería que nunca fue terminada de construir.

En el espacio entre estos brazos se encuentra los patios de recreo y algunas instalaciones (talleres, almacenes,…).


4.

Fuera del edificio principal se encuentra lo que fue el centro psiquiátrico penitenciario. El interior está totalmente desbrozados, quedando sólo espacios diáfanos entre las columnas de la estructura. Probablemente se pensase en remodelarlo de alguna manera, pero se quedó en el intento.

El ambiente en el interior de la cárcel es de lo más variado. En la rotonda principal, por ejemplo, la luz que entra y el enorme espacio diáfano dan sensación de amplitud y de vacío, acentuada por los mil ecos producidos por el más simple sonido.


5.

Las galerías de presos son una curiosa amalgama de puertas abiertas (eran de metal, y salvo alguna que otra han sido desguazadas), donde constrasta un maremagnum de objetos (sillas, mesas, etc) que han quedado atrapados en la red metálica tendida en el segundo piso para evitar caídas “accidentales”. A veces, con determinada luz, dan la impresión de estar flotando en el aire.


6.

La mayor parte de la galería cultural muestra los efectos de un incendio que tiznó las paredes de negro, haciendo que el ambiente sea especialmente opresivo en él, sobre todo en los niveles inferiores donde casi no entra la luz.


7.

Casi todas las paredes del lugar se encuentran abundantemente adornadas con graffiti diversos. Al contrario que en otros sitios, en este caso se pueden encontrar auténticas obras de arte que destacan como joyas entre la miríada de firmas sin gracia.


8.

El futuro de esta instalación es el desguace. Los vecinos de la zona piden zonas verdes, un hospital y otros equipamientos. En los planes del ayuntamiento se incluyen un buen número de viviendas de precio libre. En cualquier caso, los graffiti, las celdas, las mil sillas y los suspiros que quedan entre esas paredes están condenados a desaparecer más pronto o más tarde. Alguien comentó la posibilidad de conservar la gigantesca rotonda como recuerdo de lo que fue. No es mala idea, aunque con el precio del terreno que ocupa lo veo difí­cil.


9.

Localización: +40° 22′ 53.10″, -3° 45′ 19.07″. Junto a la Avenida de los Poblados, en el barrio de Carabanchel. Se puede observar perfectamente en google maps.

Estado: Casi todo está destrozado, aunque el lugar es tan enorme que aún quedan sitios más o menos reconocibles. En general, aplicando la debida cautela no hay mayor peligro que en otros
sitios abandonados. Eso sí, como siempre, hay que mirar donde se pisa.


10.

Como veis los paraisos están en la esquina de al lado solo hay que abrir los ojos.

Referencias:
fotos 1, 2, 4 y 10 de: Alex // Berlin (Stay in Madrid). Bajo licencia Creative Commons.
foto 3 de: Davic. Bajo licencia Creative Commons.
foto 5, 6, 7 y 8 de: Abandonalia.
foto 9 de: carabanluche.

Links:
El grupo de flickr del que provienen las imágenes que aparecen en el post y muchas más, todas impresionantes.
Blog sobre la cárcel de Carabanchel.
Noticias de diferentes medios: El País, El Mundo.
Y, cómo no, cuando algo se pone de moda siempre le sigue un simpático y absurdo videojuego.

Ví­deos:
Un paseo por el interior de la cárcel.
Imagen de previsualización de YouTube
En este link puedes ver más ví­deos sobre la cárcel.
Y de regalo Rosendo, la grabación del disco en directo ‘siempre hay una historia’, en el patio de la cárcel de Carabanchel. 26-03-1999.

Un comentario sobre “Paraísos debajo de la alfombra [II] (o monstruos en el armario) presenta: la cárcel de Carabanchel, Madrid.”

Los comentarios están cerrados.