Con pocas palabras basta

En los meses siguientes a los acontecimientos que tuvieron lugar durante la reunión del G-8 en Génova, Alessandro Baricco publicó una serie de artí­culos sobre la globalización en el periódico La Repúbblica.
Estos artí­culos fueron recopilados y tras unas correcciones y ampliaciones se publicaron en forma de libro.
Este libro no está escrito por un experto y las apreciaciones no se basan en una investigación sesuda y profunda, este libro está escrito desde unas preguntas muy básicas y con mucho sentido común.
Han pasado ya algunos años desde aquello y algunos capítulos se resienten (hay cosas que ya hemos superado o se han quedado obsoletas) pero el cuerpo principal del libro sigue perfectamente vigente.
Las reflexiones son muy acertadas tanto en sus conclusiones como en el hilo argumental que le lleva hasta ellas.
En resumidas cuentas es un libro muy pequeñito pero muy rentable, espero que lo disfrutéis.
Como muestra un botón:

[…]
Puedo equivocarme, pero el muro contra muro, hoy en día, sirve de poco. En los tiempos de la Revolución industrial, destruir las máquinas no llevaba muy lejos: el problema era más bien imaginar un nuevo y civilizado mundo del trabajo, e intentar hacerlo realidad. Hoy la situación no parece muy distinta. Es intuyendo un nuevo mundo como se puede soportar el impacto con la globalización: limitarse a defender lo viejo, ¿a qué puede llevarnos?

Por esto se me ocurre pensar que la idea de una globalización “limpia” tiene que pasar, necesariamente, a través de una especie de revolución cultural, que necesite que el mundo acepte pensar en el futuro, sin prejuicios, y esté dispuesto a dejar de defender un presente que ya no existe. No creo que, si existe una globalización “buena”, ésta puedan realizarla cerebros que destruyen McDonald’s o sólo ven pelí­culas francesas. Pienso en algo distinto. Pienso en gente convencida de que la globalización, tal y como nos la están vendiendo, no es un sueño equivocado: es un sueño pequeño. Quieto. Bloqueado. Es un sueño en gris, porque procede directamente del imaginario de ejecutivos y banqueros. En cierto sentido, se trataría de empezar a soñar ese sueño en lugar de ellos, y de hacerlo realidad. Es una cuestión de fantasía, de tenacidad y de rabia. Es tal vez la misión que nos aguarda.

Alessandro Baricco, Next. Sobre la globalzación y el mundo que viene.
_______________________________________________________

Si os interesan este tipo de publicaciones os recomendamos también El fetiche del crecimiento de Clive Hamilton.